Ya son varias las ocasiones en las que hemos hablado acerca de este tema, pero en el día de hoy nos queremos referir a un llamativo atractivo que se suele dar en el Burj Dubai. Sucede que el imponente edificio está cubierto de cristales y las tareas de limpieza suelen ser extenuantes, además deben saber que es mucha la gente que se agolpa debajo del mismo para ver a los trabajadores en escena.

Limpiar una estructura tan grande es muy difícil las empresas que se hacen cargo de la tarea ganan mucho dinero y merecido lo tienen, ya que los operarios se encuentran a grandes alturas sin más reparo que cuerdas y andamio.

Lo más llamativo es que el edificio siempre se encuentra limpio, ya que lo que se busca es el resplandor y el impacto a la vista de quienes tienen la suerte de pasar por allí en alguna ocasión. En el día de hoy les dejamos un video que aclara muchas de las cuestiones de las cuales les veníamos hablando.